miércoles, 19 de marzo de 2008

Al sur del sur



Después de días de trabajo intenso y encierro en un hotel de Maputo llegaba el ocio. Nos íbamos unos días de vacaciones. En un principio, la idea fue el norte de Etiopía, pero los cálculos económicos y la opción del descanso nos hicieron mirar al sur, a Sudáfrica.

Un avión de LAM nos dejó en Johannesburgo. Tiene fama de ser la capital de la inseguridad. “Cuidado” nos avisó todo el mundo, “en Johannesburgo te roban seguro” . Y así fue. Edna metió su tarjeta visa en un cajero del Standar Bank del aeropuerto. Marcó la cantidad y… ¡tarjeta bloqueada! ¡¿eh?! No teníamos más que meticais, la moneda de Mozambique. En Sudáfrica funciona el rand, que vienen a ser doce por cada euro, pero el cajero nos había robado la tarjeta. El cajero era un cajero. Es decir, no había detrás ningún banco con empleados para pedirles socorro. Llamamos por teléfono al número que se indicaba para incidencias y una voz odiosa se limitó a explicar que la tarjeta sería destruida y que podría haber sido retenida por diferentes motivos. Por suerte yo tenía la mía y me funcionó sin problema, pero ¿Y una persona que viajase sola?

Cinco horas más tarde volábamos más al sur, a Ciudad del Cabo, en el extremo del continente. La temperatura bajó y la humedad ya no era tropical. En su lugar, nuestros ojos se toparon con algo que posiblemente no sorprenda viniendo de Europa, pero que a nosotros, tras más de cuatro meses en el norte de Mozambique nos dejó ciertamente boquiabiertos. Calles limpias, ordenadas, sin rasgo de deterioro. Edificios modernos, en una hermosa mezcla con otros coloniales pugnaban por alzarse hacia un limpio cielo azul. Pasos de peatones, semáforos que se respetaban, tiendas, restaurantes… ¿Estábamos en California? ¿En alguna ciudad del norte de Europa? No, estábamos en el sur del continente africano. Tan al sur, que parecía el norte. Teníamos una semana por delante.

6 comentarios:

mahaya dijo...

Tienes razon, como te bloqueen la tarjeta en un pais extranjero y sea lo unico que tengas vas aviado

Amaia dijo...

Zer moduz bikote? Os mereceis unas vacaciones... Y dar la impresion de volver a Europa, han sido unas buenas vacaciones? Me imagino que el contraste a tanto orden, limpieza y derroches, a tan pocas horas de viaje, deben atragantarse no?
Un abrazo muy grande, y de parte de Aizpea (la txikitina), un "maite zaitut zeruraino!!!" (y esto hay que hacerlo levantando los brazos al cielo eh?)

Armando Lara dijo...

Quería felicitaros por este blog tan estupendo. Permíteme presentarme, mi nombre es Armando Lara, vivo en Mijas Costa en la provincia de Málaga y soy un enamorado de Mozambique y concretamente de Pemba; de hecho mi mujer nació ahí, en Pemba, cuando era conocida como Porto Amélia. Mi mujer va dos veces por año a ver a su madre que sigue viviendo en Cumisete, que como sabréis es uno de los "bairros" de la playa. Yo suelo ir una vez al año o como mucho cada dos años.
Tengo cientos de fotografías de Pemba: http://ajlo40.spaces.live.com/photos/cns!5737B77E446A50D8!153/
También nosotros hicimos ese maravilloso viaje a Ciudad del Cabo, que es uno de los lugares más maravillosos del mundo y se nos llena el corazón de nostalgia cada vez que lo recordamos, no dejéis de visitar Knysna si podéis, o mejor aún haced la "Garden Route" que es uno de los paseos más bonitos del mundo.
En fin, quiero que sepáis que os envidio sanamente por lo que estáis haciendo y que me gustaría seguir en contacto con vosotros y con vuestra aventura africana.
Algún día te haré llegar un libro que escribí de todas mis experiencias en Mozambique y Sudáfrica...
Abrazos.

Aizpea dijo...

Kaixo maitiak:
según he empezado a leer vuestra última entrega he empezado a alucinar... Ayer le pasó eso mismo (que el cajero le invalidó la tarjeta) a mi hermano en Bruselas, estando solo y con 5 euros en el bolsillo. Total, que con el tema de la semana esta, tan santa, nos hemos vuelto locos Gerar y yo para resolverle la situación. ¿Os podeis creer que hemos invertido hoy 5 horas en el tema y no se qué cantidad de euros en llamadas telefónicas? Ha sido terrible, aunque con feliz final... así que cuando he empezado a leer vuestra entrega en pensado "no puede ser que les haya pasado lo mismo!" y no, gracias a la vida, no ha sido lo mismo, ha sido un pequeño amago, un pequeño golpe de atención...
Espero que las vacances y el desconecting vayan de puturru... Por aquí, no news....
Muxuak eta muxuak

vesna kostelich dijo...

Salú, desde Montevideo, querido Carlos! Qué bueno leerte de nuevo.
Cuántas historias, cuánta energía se siente en tus líneas.
Me has hecho pasear, también, con el recuerdo por Cape Town y Johannesburg... hace mucho de eso. Recuerdo especialmente un viaje en barca hacia Robben Island y la charla con uno de los presos que había sido compañero de Mandela. Me he prometido volver con Tino y mis sobrinos al Krugger, cuando ya estén en edad de no dejarse comer por un león.
Saludos a los dos

Alejandro Murillo dijo...

¡Y eso que en la introducción de tu blog dices que no vas a hacer turismo!
Menudo viajecito te has marcado. Parece que lo pasasteis bien. Bonitas fotos y bonito viaje.
Te escribo desde Valencia. Tengo amigos de Mozambique y espero poder viajar pronto al país. Tiene su idea sobre la gente que está en su país haciendo cooperación. Es interesante conocer la opinión de los propios mozambiqueños.
Tú blog ha sido muy informativo y lo agradezco (para ir haciéndome una idea). Ahora estoy buscando información aunque lo mejor será llegar in situ y ver con mis propios ojos.

Saludos y sigue escribiendo