viernes, 11 de abril de 2008

"Mozambiquear"

Tengo aquí un amigo que todas las mañanas arranca su jornada laboral “mozambiqueando”. Dice que es lo primero que hace al llegar a su oficina. Y cuando se da cuenta de que hay algo nuevo para “mozambiquear” comienza el día con buen resabio. Eso me dice.


Una amiga se levanta con diez minutos de antelación para encender el ordenador antes de que los niños se despierten, “y así poder mozambiquear a gusto”.

Es lindo que “mozambiquear” sea un verbo hermanado a echar una sonrisa, a poner al día algún recuerdo, a preguntarse cómo seguirá, qué será lo siguiente. Un verbo que en alguna de sus conjugaciones se aproxima mucho a ese intraducible “Saudade”.

Mozambiquear” también es indignarse con lo indigno, querer pegar un grito cuando ya no se puede más, denunciar lo doloroso y sentir un leve temblor que sea terremoto con lo sutil, con lo probable, con una mirada, un silencio…

Y es más cosas “mozambiquear”. Es sentir sin esfuerzo empatía por el desarraigado. Aguantar la mirada cuando alguien te dice que tiene hambre, y retener su dolor para arrojarlo aquí y que desde el primer mundo también se sienta esa incomodidad de sobrevivir a los ninguneados. Para no olvidar. Para eso.

Pero “mozambiquear” también va de la mano del buen humor como bandera reivindicativa, de la duda como consigna orgullosa, de la belleza sin costo, de la mano amiga, del tiempo que vuela atrapado en un espacio de placer y sobre todo, de la gente querida.

En estos días “mozambiquear” navega cerca de la isla incertidumbre . Quiero huir del “dime lo que temes y te diré lo que provocas” pero no puedo evitar cuestionarme si estaremos haciendo bien las cosas. Me pregunto si no debería haberme opuesto frontalmente a que viniera Edna hasta aquí ahora. Diga lo que diga quien lo diga.

Mozambiquear” era aventurarse en una experiencia vital y contarlo. “Mozambiquear” según va sucediendo. Y lo que ahora sucede es que Edna está embarazada. Pasamos de la alegría al miedo a la ruleta rusa sin estación de paso.

Ayer me aseguraba Sabulía “cuando la mujer embarazada tiene picaduras en los brazos es bueno. Eso quiere decir que la criança va ha salir fuerte”. Desgraciadamente no es cierto. Algunas creencias son peligrosas.

Estos días “Mozambiquear” es también esa tensión. Ese miedo.


(Nota. Al día, de hoy sábado las cosas son así. Edna, al fin tiene mañana domingo avión a las once de la mañana para Maputo. Y yo sigo buscando compañero de viaje para ir a la capital con nuestro carro. El colega colombiano se rajó –los abrazos de su esposa tienen urgencia-. Y el argentino hasta dentro de una semana no puede ir, pues el domingo 20 tiene partido final de despedida. Ante esa situación se me presentan dos opciones. O bajo yo sólo los dos mil quinientos kilómetros en cuatro o cinco días o envío el carro en barco y bajo yo en avión. Lo primero es una aventura no exenta de riesgo, algo más caro y alimento de primera calidad para este blog. Lo segundo es más seguro y algo más barato. ¿La aventura loca o la locura bien organizada cuando tengo a mi compañera embarazada?)

4 comentarios:

Aitor dijo...

Neno. hay veces que el camino es parte del viaje, y otras (las menos), en las que el viaje empieza con la llegada. Así que desde este rinconcito te digo por primera vez... corre, vuela, vé donde te llevan corazón cabeza y los píes. Que lo que empiezas a vivir va alimentar el blog de tu vida. Que ya le rezo yo un ratito a nuestra patrona, la virgen de la locura.
Un abrazo para los dos. Con mucho afecto y toneladas de buenos deseos.
Aitor

Ana dijo...

Las cosas no tienen valor, la vida sí, vívela intensamente y haz caso a tu corazón. Coge el avión y al carro que le den bola. Yo estoy de acuedo con Aitor, la verdadera aventura a penas está empezando, sólo tiene seis semanas.
Os quiero a los tres.

itxaso dijo...

Asi se habla colegas, bien dicho....dejad el coche bien montadito en el barco y nunca mejor dicho, vuela a Maputo. Ya sabes que yo tambien tengo mi dosis de locura, pero en esta ocasion te recomiendo la locura bien organizada...y me siento con el derecho a opinar....no olvides que el que esta escondidito dentro de Edna es mi sobrino/a chiquitin/a. Estaremos todos pendientes de vuestras decisiones. Buen viaje a los tres.

SIL dijo...

hola compita!!!

Locura bien organizada..., sin lugar a dudas..
seguiremos mozambiqueando...

Edna y el/la bebé agradecedrán tu compañía..

muxuak

sil

"la tía postiza, ejeje"